Bombas de refrigeración

Las bombas de refrigeración para motores marinos son compactas para vacío, de bronce y acero, diseñadas y desarrolladas específicamente para pasar agua al motor y conservarlo a la temperatura adecuada. Pueden ser manuales y cumplen la misma función. Antes de embarcar se debe evidenciar que esté actuando correctamente permitiendo el paso del agua, puesto que, alguna planta acuática o plástico trancan la entrada de agua para refrigerar y puede ocasionar desgastes indelebles a otras partes mecánicas de la embarcación.

Características de las bombas de refrigeración

  1. Selladura mecánica para una vida prolongada del sello
  2. Anillo de soporte extremo para absorción del agua
  3. Eje del motor permanente sobre piezas de bolas selladas
  4. Están construidas con bronce resistente a la corrosión
  5. Propulsor de neopreno
  6. Eje de acero inoxidable
  7. Las bombas son las adecuadas para refrigerar el motor, bien sea para sustituir la bomba o la instalación de una nueva.

Mantenimiento de las bombas de refrigeración

La bomba es una herramienta que debe tener un mantenimiento periódico, es una pieza esencial para la maniobra de la embarcación, por tanto, exige cuidado de forma permanente para evitar daños a consideración. Se debe ir revisando puesto que, la temperatura se puede elevar si se ve entaponada con algún objeto marino. El cambio de la misma puede efectuarse con facilidad, teniendo un conocimiento previo ante todo para así ejecutarse de forma manual garantizando un funcionamiento adecuado.

Operaciones básicas de mantenimiento de la bomba de refrigeración:

  1. Cerrar el grifo de fondo.
  2. Renovación del motor de la bomba

Situar la bomba y abrir la tapa que da paso al motor. El cual, es normal que se estropee con el tiempo perdiendo sus palas. Debes plasmar marcas al nuevo impulsor para ubicarlo en la misma posición que el anterior y lubricarlo con un medio soluble en agua antes de colocarlo. Facilitando así que no trabaje en seco las primeras vueltas. Se procede a limpiar la tapa, apretar los tornillos de forma diagonal y utilizar silicona para evitar fugas.

  1. Limpieza del filtro de mar

Primeramente antes de refrigerar el circuito interno, pasa por un filtro que retiene las partículas con el fin de evitar daños en las piezas mecánicas. Posee una tapa de plástico que se desenrosca fácilmente con una llave de estrangulamiento para facilitar la labor. Se procede a limpiar el filtro, teniendo en cuenta que, solo se sustituirá si tiene algún defecto o ruptura y se rellena el circuito con agua limpia para evitar el funcionamiento en vacío

  1. Examen del grifo de fondo

El grifo puede ser de llave de rosca o llave de bola, se procede a comprobar que el grifo abre y cierre sin ningún tipo de impedimento y que el entorno se encuentre seco.